Rápidos y Furiosos 7

Sinopsis: Después de derrotar a Owen Shaw y sus secuaces en Londres, Dom, Brian, Roman y Tej recuerdan la memoria de Han que fue asesinado por Ian Shaw. Dominic Toretto, Brian O’Conner, Letty Ortiz, Mia Toretto, Roman Pearce y Tej Parker vuelven a los Estados Unidos y comienzan a vivir tranquilamente de nuevo, como siempre habían querido.

En el año 2001 llegó a la gran pantalla aquella recordada ‘Rápidos y Furiosos’ (2011, Rob Cohen). Con autos muy rápidos, carreras trepidantes y mujeres con muy poca ropa, se daba inicio a una de las franquicias más exitosas del cine. ‘Rápidos y Furiosos 7’ representa hasta, el momento, el final de la saga, o si no al menos el fin de la era protagonizada por Paul Walker, después de su trágico fallecimiento en noviembre del 2013.

De por sí debe reconocerse el enorme esfuerzo de los realizadores que lograron terminar la película sin la presencia de Walker, completando muchas de las escenas usando al hermano del actor y con técnicas de CGI. De esta manera se cuenta una nueva historia a toda velocidad del bien contra el mal; Jason Statham se une al reparto encarnando al villano de este episodio, Deckard “Ian” Shaw, quien busca venganza por la derrota de su hermano Owen Shaw en ‘Rápidos y furiosos 6’.

Esta película es quizás la de menos acción sobre ruedas entre las siete, pero no por eso deja de ser emocionante porque abundan las explosiones y los combates cuerpo a cuerpo. Ni siquiera dejar por fuera momentáneamente a Dwayne Johnson, al postrar en una cama a su personaje del agente Hobbs, reduce la adrenalina. El quinteto protagónico al final queda así conformado por Vin Diesel, Paul Walker, Michelle Rodriguez, Chris “Ludacris” Bridges y Tyrese Gibson. Juntos son los encargados de detener a Shaw, responsable además del asesinato de Han al final de ‘Tokyo Drift’ (la tercera en orden de lanzamiento). La producción no escatima es viajes por el mundo; Estados Unidos, Inglaterra, Japón y Dubai son parte de los escenarios que podemos apreciar a lo largo del metraje.

Las escenas extremas no se hacen esperar. Aunque atrás quedaron una caja fuerte gigante, un enorme tanque y un avión en llamas (¿los recuerdan?), el salto desde un avión en autos con paracaídas antecede a una trepidante persecución en una peligrosa carretera; el director James Wan no vacila en hacer volar una y otra vez a los vehículos involucrados, incluyendo un electrizante salto de Walker desde un autobús cayendo al vacío y siendo rescatado in extremis por Michele Rodríguez, cuyo personaje poco a poco va recuperándose de su amnesia que arrastra desde su rescate.

¿Es más de lo mismo? Posiblemente. No llega a ser mejor que la quinta película y tampoco tiene más escenas extremas que la sexta, pero el sello de Rápidos y Furiosos queda marcado de manera imborrable. Al final el sentimentalismo sale a relucir. A la noticia del segundo hijo en camino de Brian y Mia y la recuperación de la memoria por parte de Letty, quien recuerda toda su historia romántica con Dom, se le suma el digno homenaje a Paul Walker al final de la cinta; hay quienes no pudieron aguantar las lágrimas, aunque por mi parte no estuve ni cerca de de hacerlo. Fue una buena apuesta y quedó bien.

Ahí lo tienen, ‘Rápidos y Furiosos 7’ en Slow Motion.

A favor:

  • Ninguna escena de acción tiene desperdicio.
  • El homenaje a Paul Walker.

En contra:

  • Las escenas sentimentales, aunque justificadas, se pasan de novelescas.
  • Aunque emocionante, nunca llega a ser tan tensa como alguna otra de la serie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>