Portada - Hasta que la muerte nos separe

Hasta que la muerte nos separe

Sinopsis: Otto y su hermano Nacho tienen que pelear en las calles para ganar dinero y así ayudar a su padre enfermo. Cuando Nacho ve frustrado su intento por convertirse en boxeador profesional, Otto asume el reto hasta lograr llegar al campeonato mundial. La estrecha relación entre los hermanos cambia drásticamente cuando Otto se enamora de Diana, una súper modelo, y ve truncada su carrera sobre los cuadriláteros por un segundo de distracción. Nacho culpa a Diana por ese momento y, creyendo fervientemente que no hay nada más importante en el mundo que la relación entre hermanos, se dedica a destruir el noviazgo de Otto, fomentando sus celos asesinos.

’Hasta que la muerte nos separe’ se trata de la novena película de producción nacional estrenada este año en nuestro país, segundo largometraje del director Abraham Pulido, una historia inspirada libremente en la obra “Otelo” de William Shakespeare y ambientada en el mundo boxístico. La propuesta suena interesante, en serio, pero la realidad no la favorece por completo.

Zapata 666 es Otto "La Avispa" Aguilar
Zapata 666 es Otto “La Avispa” Aguilar

Y es que esta película es una completa ruleta rusa de emociones y sensaciones, pero no de esas que terminan siendo una grata experiencia, sino de las que tantas subidas y bajadas se convierten en una contra partida entre el calvario y el paraíso, donde los elementos negativos inclinan la balanza de manera muy desfavorable.

'Hasta que la muerte nos separe' marca el debut como actriz de Alexandra Braun, en su personaje de Diana
‘Hasta que la muerte nos separe’ marca el debut como actriz de Alexandra Braun, en su personaje de Diana

La cinta marca el retorno a la gran pantalla del protagonista de ‘La Hora Cero’ Rubén Zapata, mejor conocido como Zapata 666; primer golpe promocional a favor, o sea, ¿quién no va a querer verlo actuar de nuevo después de uno de los más exitosos debuts del cine nacional. Su personaje, Otto, un boxeador aficionado que termina convirtiéndose el campeón mundial, enamorado y casado con una de las modelos más hermosas del país, pero atormentado por varios traumas psicológicos que le hacen desvariar y poner en peligro a todos a su alrededor. Su interpretación, moderada, a veces (muy) convincente, otras veces muy floja, se combina con el debut de Alexandra Braun, natural, carismática, quizás un poco sobreactuada, pero que cae bien.

1149719_392636464169627_1318478954_o
Carlos “Trece” Molina es Nacho

Es en el plano actoral donde encontramos el único aspecto completamente destacado de toda la película, y se trata de la combinación casi perfecta entre Carlos “Trece” Molina y Carlos Moreno. Uno, Nacho, el hermano de Otto, también boxeador pero frustrado en el intento, de pensamiento humilde y honesto, quien ama a su familia pero la ambición y las adicciones le hacen perder el norte, su destino está marcado por la tragedia. El otro, un estratega, negociador, estafador de primera; ve en Nacho y Otto a su familia, pero en el fondo lo único que le importa es su beneficio. Para disfrutar las escenas de estos dos juntos, de lejos las mejores.

Carlos "Trece" Molina y Carlos Moreno, los mejores en escena
Carlos “Trece” Molina y Carlos Moreno, los mejores en escena

Pero como el elenco es enorme, hay que mencionar al resto, que básicamente dividiré en dos: los buenos, encabezados por Karina Velasquez, bellísima además, y William Goite, soberbio, junto a María Antonieta Duque; y los malos, con Eduardo Orozco y su personaje sacado de la más absurda tragicomedia gringa de acción a la cabeza, y Juan Carlos García. Con pequeñas apariciones completan Carlos Cruz y Mariángel Ruiz, cada uno haciendo el trabajo que les fue asignado.

William Goite (Papo) y Karina Velasquez (Barbara)
William Goite (Papo) y Karina Velasquez (Barbara)

Como buena historia de boxeo, lo que sobran son los golpes. El buen drama montado en las preparaciones antes de las peleas es tumbado por K.O. en las secuencias principales sobre el ring, quizás las peores que pueda recordar en este género, complementadas muy malamente con la recreación por medio de efectos visuales, sumamente criticables, de los diferentes escenarios en Caracas y Las Vegas donde supuestamente se realizan los eventos estelares. La ambición se les fue de las manos, y la gracia les salió morisqueta en este aspecto, del cual es inevitable quedar aturdido.

Parte de los terribles efectos visuales
Parte de los terribles efectos visuales

Lamentablemente este aspecto negativo arropa por completo la apreciación de los elementos bien logrados y hace que la película pase al olvido del espectador (o al menos eso es lo que sucederá en mi caso). Sin duda habría sido tremenda superproducción, pero se satura, se exagera, estresa. El abusado slogan “Aquí no se tira la toalla” pasa a ser una utopía, porque en más de una ocasión, es lo que provoca hacer, tirar la toalla e irse a casa. Sorry boys.

540674_247625925337349_396516914_n

Ahí lo tienen, ‘Hasta que la muerte nos separe’ en Slow Motion.

A favor:

  • A excepción de Eduardo Orozco y Juan Carlos García, el elenco es el único aspecto realmente llamativo de esta película.

En contra:

  • Los combates principales; para el olvido inducido.
  • La publicidad de sus productos patrocinantes, que sin tapujos que te meten por los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>