Portada - Ocho Apellidos Vascos

Ocho Apellidos Vascos

Contra todo pronóstico, tuve el chance de poder ir al cine una vez más antes de terminar el 2014. La verdad es que ni siquiera lo tenía previsto, aunque me quedan varias películas pendientes en cartelera, pero cuando supe que ‘Ocho Apellidos Vascos’ se estaba proyectando, y sabiendo lo poco receptivo que es el espectador venezolano con las películas “poco conocidas”, concluí que no podía dejar pasar mucho tiempo para ir a verla.

Ocho Apellidos Vascos
Ocho Apellidos Vascos

Si no lo saben, ‘Ocho Apellidos Vascos’ es la película española más taquillera en su país de origen; de hecho, es la segunda con más recaudación en toda la historia del cine en España, sólo superada por ‘Avatar’. Hace unas semanas atrás fue proyectada en el Festival de Cine Español realizado en Caracas, motivo por el cual una vez más lamenté dos cosas: no vivir en la capital venezolana, y que el interior del país, especialmente la ciudad de Valencia, sea tan floja para realizar este tipo de eventos. Por fortuna, Cines Unidos decidió distribuirla, así que fui a verla, porque realmente tenía muchas ganas de hacerlo desde hace tiempo.

La bellísima Clara Lago es Amaia, una mujer de origen vasco bastante particular

Se trata de la primera película española que analizo en Slow Motion. Bajo la dirección de Emilio Martínez-Lázaro, es una comedia romántica genial, protagonizada por Clara Lago y Dani Rovira, acompañados por Carmen Machi y Karra Elejalde. En general el reparto hace un buen trabajo y los arquetipos de los personajes fueron muy bien diseñados, aunque por momentos sus reacciones sean bastante ilógicas, pero la química mostrada en pantalla es soberbia y cada quien hace su trabajo de manera convincente.

Dani Rovira es Rafa. Se trata de su primer papel protagónico en el cine

Respecto a la historia, la cosa es así: un joven andaluz, Rafa, algo egocéntrico se enamora de una chica vasca, Amaia, muy guapa, pero bastante agresiva. Algo que ignoraba es que al parecer vascos y andaluces no se llevan muy bien por cuestiones relacionadas a sus formas de vida y conflictos históricos, políticos y sociales en España. Lo cierto es que Rafa realiza un viaje hasta el País Vasco en busca de Amaia, quien además acaba de ser abandonada por su novio, teniendo muy cercana la fecha de su boda. Por circunstancias de la vida, Rafa debe convertirse en vasco, contra su voluntad, con todo y el acento, teniendo que adoptar incluso sus respectivos ocho apellidos: Gabilondo, Urdangarín, Zubizarreta, Arguiñano por vía paterna e Igartiburu, Erentxun, Otegi y Clemente por vía materna.

Koldo (Karra Elejalde) es el papá de Amaia, a quien no ve desde hace seis años. Es el perfecto ejemplo del vasco tosco y testarudo, y que no soporta estar ni cerca de un andaluz

La película es en extremo muy cómica, a morir de la risa; de hecho yo hasta lloré. Ojo, no es fácil tampoco entenderla del todo. El venezolano, y el latino en general, debe abrir muchísimo la mente para poder comprender muchas de las situaciones, en especial los diálogos repletos de modismos vascos y españoles que resultan abrumadores, pero si prestan atención, no será difícil seguirle el ritmo a las escenas.

Merche (Carmen Machi), una andaluza convertida en vasca, termina siendo la mamá de Rafa para encubrirlo ante Koldo

Otro aspecto que me dejó una grata impresión fue la impecable fotografía utilizada para hacerla visualmente agradable. Los escenarios elegidos, que comprenden varias locaciones en el País Vasco, Navarra, Sevilla y otros lugares más, sirvieron para adaptar de muy buena manera cada una de las escenas.

Algunas situaciones son tan insólitas como el hecho de que Rafa termina siendo el líder de un movimiento pro separatista vasco, en alusión a la ETA

Aunque hacia el final del largometraje, el romance que se sobrepone a la comedia le hace perder fuerzas, no deja de ser una tremenda producción cinematográfica. Ampliamente recomendada, siguiendo los consejos que les he dejado. Les garantizo que, por lo mínimo, pasarán un buen rato muy divertido. Lo mejor de todo es que ya se anunció una secuela para el 2015; no me la pierdo.

Cantidad de situaciones muy cómicas les harán reír sin parar

Ahí lo tienen, ‘Ocho Apellidos Vascos’ en Slow Motion.

A favor:

  • Su guión tan simple como divertido.
  • Un elenco sumamente equilibrado y con excelente química.
  • Cantidad de situaciones hilarantes que te harán reír hasta más no poder.

En contra:

  • Algunas transiciones son muy rápidas y ciertas situaciones no quedan muy claras.
  • El exceso de modismos locales podría confundir al público extranjero (latinos, norteamericanos, ect.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>