Portada

X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days of Future Past)

Como ya lo he dicho en anteriores oportunidades, nunca fui un gran fanático de los cómics de Marvel en el pasado. Sin embargo, con el pasar de los últimos años, debo aceptar que he comenzado a ganar una enorme empatía por estas historias, pero después de ver ‘X-Men: Días del Futuro Pasado’, aunque aun me falte mucho por conocer acerca del Universo Marvel, al menos en cuanto a la franquicia cinematográfica ya no tengo dudas en afirmar que soy un completo fanático.

 
 
Curiosamente fue con la saga de X-Men con la que comencé a relacionarme con este mundo fantástico, y ni siquiera con aquella primera entrega del año 2000 sino con ‘X-Men: The Last Stand’ (ó La Batalla Final en el 2006), dirigida por Brett Ratner, que me obligaron luego a ver las dos primeras entregas de esa trilogía, originalmente bajo la dirección de Bryan Singer, para poder entender lo sucedido. Hago esta referencia porque a partir de allí tuvimos el spin off / precuela de ‘X-Men Origins: Wolverine’ (Gavin Hood), dedicada a conocer los orígenes de este personaje; posteriormente otra precuela de la primera trilogía llamada ‘X-Men: Primera Generación’ (Matthew Vaughn), en la que nos presentan los orígenes en sí de los Hombres X; luego una secuela de Wolverine (‘The Wolverine’), dirigida por James Mangold, y así llegamos a Días del Futuro Pasado, que resulta ser una precuela / secuela de todo lo que conocemos hasta el momento, y voy a tratar de explicarlo de la manera más sencilla posible.
 
 
En cierto modo tantas historias contadas le dieron a la saga un peculiar desorden que Bryan Singer, de vuelta a la franquicia, decidió buscar la manera de arreglar. En esta entrega nos encontramos con un futuro realmente distópico en el que los mutantes están a punto de ser completamente erradicados por los Centinelas, una especie de robots casi invencibles que nos recordarán a los dementores de Harry Potter, y que tienen como única misión eliminar a esta raza de la faz de la Tierra.
 
Los Centinelas son los encargados de erradicar a los mutantes de todo el mundo

En esta cinta volvemos a encontrarnos con el Profesor Xavier (Patrick Stewart), Magneto (Sir Ian McKellen), Tormenta (Halle Berry) y varios más de los mutantes que sobrevivieron a los hechos de aquella primera trilogía, aunque el que mayor peso adquiere llega a ser Wolverine (Hugh Jackman), ¿por qué? Al parecer se ha encontrado una salvación y es la de volver al año 1973 para evitar que ocurran una serie de hechos que le permitieron al personaje Bolivar Trask (Peter Dinklage) obtener el permiso del Presidente Nixon de proceder con el plan de creación de los Centinelas. Adivinen quién será el viajero en el tiempo…

Logan viaja al pasado y ahora nos encontramos con los recuerdos de Primera Generación: un Charles Xavier (James McAvoy) joven, que ha vuelto a caminar a cambio de perder sus capacidades psíquicas; el peligroso criminal Erik Lehnsherr (Michael Fassbender) conocido como Magneto detenido en una prisión de máxima seguridad; Hank McCoy (Nicholas Hoult), mejor conocido como Bestia; y Raven Darkolme (Jennifer Lawrence), o mejor dicho Mystique, llena de un fuerte sentimiento de rencor hacia la raza humana.
 
Logan se encuentra con un joven Bestia en su viaje al pasado

Todos ellos nos regalan una excelente película, muy bien contada a pesar de los constantes saltos en el tiempo que se entrelazan para encontrar en el pasado la solución que tanto han buscado por años los mutantes del futuro. Es una muy buena combinación entre suspenso, drama, acción e incluso comedia, tomando en cuenta una espectacular escena protagonizada por un nuevo fantástico personaje conocido como Quicksilver (Evan Peters), un mutante con la capacidad de moverse y pensar a velocidades supersónicas.

De los efectos especiales y la banda sonora ni hablar. Ambos recursos son utilizados de manera espléndida y forman parte de un aporte que le da el plus necesario para convertir esta película en una verdadera superproducción.
 
 
‘X-Men: Días del Futuro Pasado’ tiene una sola desventaja. Aunque no lo parezca, la historia pudo haber sido muy compleja. Para evitar esto su director se encargó de que no quedara ningún cabo suelto, lo que dejó como consecuencia muchas escenas que terminan siendo un tanto aburridas. Pero no hay mal que por bien no venga, o más bien son un mal necesario. Simplemente tenía que ser así; sino, el resultado final no habría sido tan bueno.
 
Peter Dinklage interpreta al científico Bolivar Trask, creador de los Centinelas

Es una película para disfrutarla al máximo, y no lo digo por el simple hecho de ser muy buena. Está repleta de sorpresas. Es necesario prestar atención a los detalles, en especial a la escena post créditos (tengan paciencia) en la que se nos muestra un adelanto de lo que será ‘X-Men: Apocalipsis’ que será estrenada en el 2016. Una película que seguirá siendo en el pasado, esto porque básicamente el futuro que conocemos a partir de lo logrado por Wolverine en su viaje en el tiempo, pues, ya no es así. De eso se trata la especie de “borrón y cuenta nueva” que su director nos dejó.

Ahí se los dejo, ‘X-Men: Días del Futuro Pasado’ en Slow Motion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>