Portada

Pelo Malo

Cuando a principios de esta semana anuncié la reactivación del Slow Motion, ya estaba bien seguro de cuál sería la cinta con la que retomaría esta senda cinéfila que tanto me encanta. Debía ser idealmente una representante de mi cine venezolano y qué mejor opción que esta película que ya ha representado a Venezuela en más de 40 festivales internacionales, además de encontrarse en cartelera en países como España, Francia, Suiza y Brasil; se trata así de nada más y nada menos que de la aclamada ‘Pelo Malo’, ganadora, entre otros premios, de la Concha de Oro en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

 
 
Como es de costumbre en el cine venezolano, su título es muy literal. Dirigido por Mariana Rondón, el filme cuenta la historia de Junior (Samuel Lange Zambrano), un niño que tiene el pelo malo y quiere alisarlo para parecer un cantante de moda y así tomarse la foto de inicio del año escolar en el colegio. Mientras Junior mantiene la esperanza de hacer realidad su objetivo estético, también hace lo posible por no hacer molestar a Marta (Samantha Castillo), su madre, aunque contando con la complicidad de su abuela alcahueta Carmen (Nelly Ramos) y los inocentes momentos vividos a diario en compañía de una inseparable amiga muy ocurrente (María Emilia Sulbarán).
 
 
El guión está enfocado en destacar una sociedad profundamente llena de prejuicios y estereotipos que afecta directamente a una familia sumida en la pobreza. La intolerancia homofóbica de Marta ante la imagen que tiene sobre su propio hijo no le permite tener una convivencia normal con él sin darse cuenta de cuán equivocada está; esta situación sin duda muestra una relación de altos y bajos muy dramáticos, pero contada tan superficialmente que podría incluso resultar difícil tomarle el ritmo a la historia.
 
 
Los elementos técnicos son un punto fuerte de esta película. Tiene una música muy agradable y una fotografía espectacular, con excelentes planos y movimientos de cámara realmente interesantes y que la hacen visualmente muy atractiva. Es este aspecto, hablando coloquialmente, se la comieron.
 
‘Pelo Malo’ es una película dramáticamente dura y sin contemplaciones, pero narrada de forma muy ligera. Juega mucho con la capacidad del espectador en darse cuenta de cuán profundo es el conflicto emocional por el que atraviesa Junior en los distintas situaciones por las que atraviesa en su inconformidad con la apariencia de su cabello, viviendo además a diario con la idea de ser él el responsable del cuidado de su madre y su pequeño hermanito. No es una cinta de sobresaltos; sin embargo, logra mantener a los más atentos espectadores es suspenso de lo que pudiera suceder en cada nueva escena.
 
 
Definitivamente no es una película que vaya a agradar a todos (de hecho, fueron muchas las voces inconformes a mi alrededor en la sala de cine al terminar la proyección), por lo tanto, aquellos que tengan la capacidad de ver más allá de lo simplemente reflejado en la gran pantalla, podrán sacarle un gran provecho al mensaje de tolerancia y aceptación que, en mi opinión, queda bastante claro.
 
Ahí lo tienen, ‘Pelo Malo’ en Slow Motion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>