Portada

Chicas armadas y peligrosas (The Heat)

¿Por qué motivo uno se puede animar a ver una película llamada “Chicas armadas y peligrosas” con un afiche muy poco llamativo (por no decir feo)? Fácil, la respuesta se resumen en dos nombres: Sandra Bullock y Melissa McCarthy. Estas dos actrices literalmente salvan la patria con esta película que no pasa de ser una comedia que causará muchas risas, pero no más que eso.

 
El nombre original de esta película es ‘The Heat’ (ni eso pega) y llegó a Venezuela unos cuantos meses después de su estreno mundial en junio del año pasado, y además yo fui a verla mucho más tarde aun, ya casi con su salida de las carteleras. Se encuentra bajo la dirección de Paul Feig, quien saltó a la fama al dirigir Damas en Guerra en el año 2011 y ahora se encuentra con Bullock y McCarthy formando un buen trío de trabajo en una comedia que al menos cumple con su misión de divertir, aunque en mi opinión termina siendo algo decepcionante.
 
 
La cuestión que envuelve la historia es que Sarah Ashburn (Sandra Bullock) es una seria y muy comprometida agente del FBI que está acostumbrada a trabajar sola, hasta que es obligada a hacer equipo con Shannon Mullins (Melissa McCarthy), una policía de Boston que es poco afeminada, mal hablada y muy rebelde, pero muy en el fondo tiene su lado sutil. Ambas logran realizar unas muy buenas interpretaciones en la que se nota a leguas la química que hay entre ellas, de hecho pareciera que se apoderan del guión y la dirección que pasan a segundo plano, o básicamente no les importa. Sencillamente hacen lo que quieren, pero lo hacen bien.
 

A pesar de esa grandiosa dupla de mujeres protagonistas, lastimosamente el guión es de lo más pobre, repleta de clichés al estilo de las parejas disparejas del cine policíaco y sumamente predecible. Insisto, la cinta cumple con la principal misión de toda comedia: dar risa; de hecho en serio da mucha risa, pero es que, no se, quizás la historia pudo haber sido diferente y el resultado habría sido mucho mejor.

Definitivamente es una película de contradicciones. Cuenta con dos actrices protagonistas que hacen un gran trabajo, un director con un porvenir cinematográfico muy prometedor y muy buenas escenas de acción, o al menos lo necesariamente buenas, complementadas además con un soundtrack bastante respetable, pero al final no convence. Honestamente mi recomendación es que vayan a verla si lo que quieren es reírse y ya, y no es que no valga la pena, solamente no esperen una gran obra. Esperemos que la posible secuela de la que ya se está hablando pueda mejorar el trabajo realizado.
 
Ahí lo tienen, ‘Chicas armadas y peligrosas’ en Slow Motion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>